miércoles, 26 de diciembre de 2012

EL NACIONALISMO COMO VERDADERA ALTERNATIVA DE LUCHA


La larga y permanente decadencia actual de la Argentina no se manifiesta sólo en el plano material, sino que también afecta la conducta del alma colectiva. Frente a un problema o enfermedad hay solución posible, siempre que se acierte con el diagnóstico previo (real causa de esa enfermedad), se esté a tiempo y se utilicen los medios adecuados para neutralizar o eliminar las causas que originaron el mal.

Es que desde hace tiempo la política en nuestro país pasó a ser algo abstracto, virtual y superficial, no estando atada a un desarrollo fuerte y grande en todo lo auténticamente argentino.

El punto de partida para levantarnos como Comunidad y Nación será comprender que la Argentina no tiene salida con o dentro del Sistema de dominación mundial, que no tiene forma verdadera de progreso con la Sinarquía Internacional plutocrática y su servil partidocracia de turno. Y es aquí precisamente donde se encuentran los dos parásitos más grandes que mancillan nuestra dignidad e impiden nuestro crecimiento.

En este sentido, se debe sí o sí fundar un Estado nacional argentino, recreando un verdadero poder nacional –hoy inexistente– que sirva genuinamente a la grandeza de todos los compatriotas. Se trata de comprender las causas de nuestra decadencia y degradación para así, con una persistente lucha, alimentar cada vez más la Reconquista de la Independencia Nacional.

Pero además se debe recrear en el pueblo –sobre todo en la juventud– las virtudes, los valores, el carácter y fortaleza destinados a restaurar un espíritu nacional, la disposición al sacrificio, la autoestima y confianza en nuestras propias capacidades. A ello se deberá recrear un ordenamiento político-cultural-económico y social conforme a la idiosincrasia de nuestro pueblo: el Sistema se debe crear para nosotros mismos y no nosotros “hacernos” para el Sistema.

¡Compatriota! La lealtad a los principios rectores del Nacionalismo, ganando la calle con arrojo y valentía para generar conciencia y para cambiar nuestra decadente realidad actual, sirve de base para el verdadero y profundo cambio social.

Los jóvenes son los que deben empezar a dar el ejemplo. Ser los verdaderos impulsores del resurgimiento nacional, contagiando ese espíritu de lucha a los demás. Pero para emprender este noble y heroico sacrificio primero se debe tener un sincero y auténtico cambio interno. Estar plenamente identificados y esclarecidos por la causa a defender, construyendo una personalidad caballeresca y una voluntad firme que sea el motor para trascender como verdaderos patriotas.

¡Argentino! Desde Alternativa Social luchamos para que el Bien Común se establezca con el total esclarecimiento de la Comunidad Nacional sobre la farsa de nuestros actuales partidos políticos. Que son cáscaras vacías, que vomitan un sistemático discurso pseudo-democrático, que esconden una sistemática corrupción organizada y que representan una recalcitrante oligarquía económica, con gobernantes ilegítimos que cumplen al pie de la letra (como en la actualidad) lo impuesto por el tiránico Poder Mundial.




DARÍO - ALTERNATIVA SOCIAL ZONA SUR, 26/12/2012 

No hay comentarios:

Publicar un comentario