domingo, 13 de marzo de 2016

EL GOBIERNO NACIONAL ANTE LOS CONDICIONAMIENTOS EXTERNOS


  Ya han pasado 3 meses de gobierno del presidente Mauricio Macri y su gestión política se ha definido claramente sobre dos problemáticas de fondo que hacen a la viabilidad de la Argentina: Malvinas y Fondos Buitre.

  En referencia a la problemática de la ocupación inglesa sobre nuestras Islas Malvinas, en el mes de enero el presidente Macri participó del Foro Económico de Davos, en Suiza. ¿Y qué es Davos? Es una asamblea anual que siempre se realiza en este país y que reúne a los principales mega-banqueros internacionales, capitostes empresariales, líderes políticos internacionales, como así también a periodistas e intelectuales escogidos de manera selecta. Una suerte de elite dentro de la elite del sistema plutocrático-capitalista. En teoría, Davos se muestra como un Foro que tiene como meta analizar los problemas más apremiantes que enfrenta el mundo como la pobreza, la falta de salud o la destrucción del medio ambiente.

  El presidente llegó a Davos acompañado -entre otros- por su esposa Juliana Awada y por líder del Frente Renovador Sergio Massa. Es la primera vez desde el año 2003 que un mandatario argentino participa de este Foro Económico Mundial. Macri se reunió con directivos de diferentes corporaciones bancarias y empresariales, con la idea (expresada por él mismo) de atraer inversiones. También se reunió con líderes políticos, que prometieron inversiones millonarias en nuestro país. Y sin lugar a dudas, se destacó el encuentro que sostuvo con David Cameron, el Primer Ministro del Reino Unido. De este encuentro participaron la canciller Susana Malcorra, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el diputado del Frente Renovador, Sergio Massa, invitado especialmente por Macri para sumarse a la comitiva oficial. Y en la reunión ocurrió lo que se esperaba: El conservador británico David Cameron le advirtió a Macri que no cambiará su postura sobre Malvinas.

  ¿Y qué otra cosa podía pasar entre un presidente que no tiene (ni tuvo nunca) la Causa Malvinas en su agenda política y que sólo fue a Davos a mostrar que la Argentina se “abre al mundo”? ¿Qué otra cosa podía pasar entre un presidente que en este encuentro priorizó una agenda comercial y de inversiones y que hizo un “planteo” de Malvinas de compromiso? Malvinas es un tema menor y chiquito para Macri, esto lo demuestra el propio comunicado de su gabinete luego de la reunión, en donde el presidente apenas y tibiamente le expresó al mandatario británico “quiero que dialoguemos sobre todos los temas que están pendientes, incluido Malvinas, con nuestras diferencias y nosotros manteniendo nuestros reclamos, pero dialoguemos". ¿Alguien en su sano juicio puede esperar que los ingleses, justamente los ingleses, nos devuelvan muy amablemente las Islas Malvinas y en un Foro Económico del Nuevo Orden Mundial? La falta de dignidad se hace muy latente una vez más ante una potencia imperial que usurpa nuestro territorio y que una y otra vez proclama que jamás devolverán su posesión colonialista.

  En referencia a la problemática con los Fondos Buitre, o sea, con los tenedores de bonos que no entraron en el megacanje Kirchner-Lavagna del 2005 y 2010, el Gobierno Nacional ha arribado a un acuerdo con el 85% de ellos, pero a un costo altísimo. Se firmó un pre-acuerdo que tiene plazo de pago hasta el 14 de abril. El reclamo de estos Fondos Buitres es de casi 6.000 millones de dólares, y bajo los términos del pre-acuerdo alcanzado se les pagaría en efectivo el 75% de sus reclamos, aproximadamente unos 4.400 millones de dólares, lo que significa una quita del 25% del monto total. Y a esto se suman gastos legales por el orden de los 230 millones de dólares. Pero para realizar ese pago, el Gobierno Nacional ya ha anunciado que la Argentina se endeudará fuertemente en el mercado financiero internacional por unos 15.000 / 20.000 millones de dólares, emitiendo bonos como garantía de pago. Y fíjense la matriz del pensamiento macrista, porque en el marco de este acuerdo, el ministro de Hacienda Alfonso Prat-Gay sostuvo: “No se trata de discutir ideologías, se trata de gestión. Hay metas presupuestadas que cumplir, contar con financiamiento nos evitará hacer un ajuste salvaje del gasto”.

  Y a su vez agregó: “Cuando Argentina vuelva a tener acceso al financiamiento internacional, se podrá poner el foco en proyectos de infraestructura, como el del tren Belgrano, o proyectos de vivienda”. También lanzó una suerte de advertencia al señalar que “los gobernadores saben muy bien que si no podemos tener acceso al crédito las provincias no podrán contar con fondos para obras, y sin esas obras hay menos empleo”. Entonces, el dinero para pagar en efectivo a los Buitres, a los tiburones de la Usura Internacional, saldrá de más Deuda Externa contraída, con la emisión de bonos, lo repito una vez más, que estarán en el orden de los 15.000 / 20.000 millones de dólares, según las propias expresiones de Prat Gay.

  O sea, a la estructural Deuda Pública Nacional heredada de la desastrosa gestión del kirchnerismo, más de 300.000 millones de dólares, se sumarán más pasivos en nuevos bonos para pagar los juicios y reclamos de los holdouts. Gobernar con más deuda, lo que es un verdadero  disparate; y a esto se le agregará después nuevos endeudamientos del Estado Argentino para financiar obras públicas y de infraestructura. En todo este acuerdo sellado con el 85% de los Fondos Buitre, Macri ofreció como negociación que el Congreso Argentino derogue la Ley 26.017, la denominada ‘Ley Cerrojo’ que prohibía abrir el mega-canje de los años 2005 y 2010. También se propuso la derogación de la ley 26.984, o ‘Ley de Pago Soberano Local’, que reemplazaba al Bank of New York por el Banco Nación Argentina como agente de pago a los bonistas que entraron en dicha operación; una cuestión que nunca tuvo resultados prácticos por la falsa bandera de Patria o Buitres levantada por el kirchnerismo.

  Pero la Ley 26.984 creó además la denominada Comisión Bicameral Permanente para la investigación del origen y seguimiento de la gestión y del pago de la Deuda Externa de la Nación. Una comisión que en su momento el oficialismo kirchnerista cuidó de que no se investigara nada, en una actitud verdaderamente vergonzosa teniendo en cuenta el fallo de la justicia argentina del año 2000 que ya había establecido claramente el carácter fraudulento e ilegal de gran parte de la Deuda Externa. Y este es precisamente el punto esencial: Si el Congreso Nacional termina derogando la ‘Ley Cerrojo’ y la ‘Ley de Pago Soberano Local’ (como daría la impresión que va a ocurrir avalando la política de fuerte endeudamiento externo del macrismo) se acallarían para siempre todas las voces sobre la arbitrariedad e ilegalidad de la Deuda Externa, contraída sistemáticamente desde la última dictadura militar y agrandada exponencialmente por los gobiernos civiles desde 1983 en adelante.

  Es una falacia total creer que el país va a salir adelante con inversiones extranjeras y con la vuelta al mercado de capitales, como reiteradamente lo sostiene Macri. Un país sale adelante con una industria nacional y con una moneda soberana, con un Estado rector y orientador de su economía que ponga fin a la rapiña capitalista del Nuevo Orden Mundial en el suelo patrio, con un gobierno políticamente soberano que ponga en marcha una Argentina para los Argentinos, tal el slogan en su momento del partido nacionalista Bandera Vecinal cuando le tocó participar en elecciones; con un Gobierno que se pare dignamente y que no se deje atropellar ante los manoseos colonialistas de turno.

  En resumen, el presidente pro-mercado Mauricio Macri se jacta falsamente de que el país va a crecer con inversiones y con la apertura al crédito externo. Mientras tanto la soberanía por Malvinas no se discute con los ingleses, en todo caso una especie de reclamo light de compromiso y sin herir la sensibilidad británica. Pero eso sí, avanzar en acuerdos comerciales y a cualquier costo. Paralelamente pagar deuda a los buitres usureros pero con más deuda.

  ¡Compatriotas! Pongamos blanco sobre negro: Negociar acuerdos comerciales con piratas que usurpan nuestro legítimo derecho de posesión territorial y acordar con los buitres usureros desconociendo la ilegalidad de gran parte de la Deuda Externa Argentina es lisa y llanamente un acto de Traición a la Patria. 



Darío Coria, Secretario de Educación y Cultura del Partido Bandera Vecinal,
Conductor del programa radial partidario “Estirpe Nacional”

13/03/2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario