miércoles, 30 de noviembre de 2016

DARWIN PASSAPONTI EN LA POESÍA...


A Darwin Passaponti

Mi alma quiere sangrar. Tú, Passaponti,
le agrandas su infinito de tristeza:
tristeza de mirar tus años mozos
volcando sobre su fogón sobre la acera,
tristeza de querer a la Argentina
con magnitud de tierra,
tristeza de que te hayas ido solo
sin llamarnos contigo a la pelea.

Mi alma quiere sangrar, pero la Alianza
me enjuga esta canción con su bandera.
Ibas buscando Patria, Passaponti, 
ibas buscando sí, la Patria Nueva,
Nueva y Vieja a la vez como la sangre,
la Patria que nos quema,
como un carbón prendido y sin ceniza,
la que quiere pureza y que pelea.
Era noche de octubre,
noche de primavera,
la avenida de Mayo estaba limpia
y se oían las voces de la tierra,
y en otras calles aguardaban hombres
que pedían el agua de una puerta.
Era noche de octubre,
noche de primavera:
el plomo comunista, Passaponti,
más rojo se volvió bajo tus venas.

Mañana, bajo el sol de los estíos,
te daremos la Patria que hoy esperas, 
la que vamos haciendo como un surco
lleno de trigo fiel y sangre recia.
Mañana sí, y tal vez desde la Gloria
con otros camaradas de la tierra.
Mañana, cuando el lino sea argentino
y la noche y el yunque y los poemas.

Tacuara - Vocero de la UNES, agosto de 1946, pág. 18.



Recordando a Darwin Passaponti

¿Qué es es reflejo que en el cielo patrio
vemos que se extiende despejando sombras?
¿es acaso el fuego celestial y sacro,
o quizá la muerte, o quizá la gloria?

¿O quizá una estrella solitaria y nueva,
o tal vez un astro soñador, viajero?

¿O es una esperanza pura cual diadema
o es un alma augusta que se eleva al cielo?

¡Es el alma magna del que murió héroe!
¡Es la gloria pura del que salvó el alma!
¡Es la luz señera del que tuvo temple!
¡Es la sangre pura convertida en savia!
Es la brava esencia de la nueva raza,
Sangre y heroísmo, corazón, bonanza.

Es aquel muchacho que en gloriosa noche,
Noche de gigantes con aroma a Patria,
Quiso gritar... ¡viva! Al pabellón sagrado,
Símbolo de gloria frente a la antipatria.

Darwin Passaponti es su nombre egregio,
Sangre moza y noble que cubrió la acera
Con la frente rota por la bala roja,
Con la vista al cielo, con el alma entera.

Quiso ver su tierra libre de cobardes,
Grande y poderosa, justa y argentina,
Y se unió al gran Pueblo que en la tarde honrosa
Recorrió las calles llenas de alegría...

De la infamia cruenta por la puerta pasan
¡Cien tiros sonaron! ¡Cargó la jauría!
¡Hombres y mujeres, jóvenes y ancianos!
¡nada le importaba a la sierpe impía!
Manos de valientes empuñaron armas
¡que no quede uno! -todos se decían-
¡Que la Patria viva!... y que viva sana!
Los traidores ¡mueran! ¡muera la falsía!
-¡Darwin Passaponti, no vayas de frente;
ellos son cobardes!- pero él no oía;
cruza y se detiene ¡juventud valiente!

Y del negro antro sellan su agonía.
Y la bala atea da en la frente adusta,
Cae cubierto de sangre ¡quiso ir a la lucha!

Más del cuerpo mozo se fugó la vida.
Darwin Passaponti, con la enseña augusta
Se cubrió tu cuerpo, se tapó tu herida.

Tacuara - Vocero de la UNES, octubre de 1948, pág. 10. 



                         Darío Coria, Secretario de Educación y Cultura del Partido Bandera Vecinal,
Conductor del programa radial partidario “Estirpe Nacional”.

30/11/2016


No hay comentarios:

Publicar un comentario