domingo, 4 de marzo de 2018

HONOR Y NACIONALISMO


El Honor es una cualidad moral que lleva a una persona a actuar rectamente en la vida, a tener comportamientos regios y nobles, a cumplir con el deber y de acuerdo a una moral. En esencia, esta cualidad moral está íntimamente ligada a la buena reputación de una persona, y por consiguiente a su honestidad y lealtad como así también a la virtud, al mérito y también al heroísmo.

Implica ideales superadores. Se trata de principios y valores individuales que posee una persona. Por eso el Honor siempre va a estar vinculado al concepto de dignidad, con la cualidad del que se hace valer como persona de manera firme, del que se comporta como corresponde ante diferentes situaciones que plantea la existencia humana, del que nunca va a dejar que lo humillen ni degraden.

En la vida nadie puede ser más fuerte que un Hombre o una Mujer con Honor. Mientras otros se bastardean en debilidades o pasiones superficiales, aquellos siempre van a permanecer eternos e inmutables ante sus principios, en donde la palabra tiene un valor enorme y hasta es más importante que un contrato firmado.

El Honor se lo posee o no se lo posee, no existen términos medios en este sentido. Para el Nacionalismo –como expresión cosmovisonal y filosófica de amor a la Patria– todo militante debe poseerlo sí o sí, ya que toda persona honorable es aquella que tiene incorporado un porte inquebrantable, que siempre actúa de manera responsable y en acciones determinantes para la vida. El que se preocupa ante los demás, el que posee una aguda sensibilidad social y con sentido de justicia, el que demuestra en los hechos concretos Amor y Lealtad, sentimientos nobles hacia sus compatriotas.

Y aquí se encuentra el punto decisivo: Poseer un profundo sentimiento patriótico, porque la persona honorable sólo conoce el valor del compromiso. En este sentido el Nacionalismo, por más que tenga una clara y definida Doctrina, nunca tendrá sentido si sus principios no se acoplan a un Movimiento Político de total acción y de resuelto Espíritu de Lucha. Es que la única forma de amar a la Patria consiste en sacrificarse por ella.

Por eso es tiempo de recobrar lo que largamente hemos perdido, lo que nos pertenece por derecho propio. Los nobles ideales de Revolución Nacionalista, de Soberanía Política, Independencia Económica y Bien Común Social nadie los pondrá en práctica por nosotros mismos. Por eso debemos librar con perseverancia, con voluntad de hierro y con fe en la victoria el decisivo Combate del Honor.

El militante nacionalista posee Honor como cualidad moral porque tiene sentimiento del deber. Porque posee virtud y mérito. Porque tiende a superarse y pone en práctica desprendimientos personales. Porque nunca desfallece y demuestra en el día a día compromiso, sacrificio, lucha, fuerza de voluntad, valor, arrojo, coraje, poder de decisión, placer ante la responsabilidad, estoicismo, capacidad de liderazgo, sobriedad, austeridad, autocontrol, dureza física y mental, carácter, solemnidad, férrea disciplina, eficacia y obediencia sagrada. En definitiva, el militante nacionalista tiene Honor porque sólo posee el Ideal de los Fuertes, de los que nunca se corrompen.



Darío Coria, Secretario de Educación y Cultura del Partido Bandera Vecinal. Conductor del programa radial partidario "Estirpe Nacional".

04-03-2018

No hay comentarios:

Publicar un comentario