miércoles, 20 de junio de 2018

EL SÍMBOLO MÁS SAGRADO


¿Cuál fue el verdadero color de la Bandera Argentina? Manuel Belgrano la creó azul y blanca y no celeste-blanca que es la que posteriormente nos impusieron Bartolomé Mitre y Domingo Faustino Sarmiento (los dos grandes referentes del procerato liberal unitario). En el azul como color original hay varias versiones. Lo más preciso es señalar que la inspiración estuvo en la escarapela azul-celeste del Triunvirato. Pero además el cintillo que representaba al Regimiento de Patricios ya era azul. Otros autores sostienen que la elección del azul y el blanco se originó por el escudo de Buenos Aires, precisamente de estos colores.

Al respecto, el 25 de febrero de 1818 el Congreso sancionó la Ley de Banderas, estableciendo claramente que la insignia nacional tenía dos colores, el azul y el blanco. Estos fueron los colores que flamearon en el Fuerte de Buenos Aires como así también los que flamearon en la enorme gesta de liberación encabezada por el General San Martín y en la popular guerra contra el Brasil. El general Juan Galo Lavalle, cuando en 1840 inició la miserable invasión contra la Patria, contra Rosas (y financiado por Francia), utilizó la bandera unitaria celeste y blanca para distinguirla de la nacional.

Durante la época de la Confederación Argentina, el Brigadier General Don Juan Manuel de Rosas estableció la bandera con un color azul oscuro, respetando el azul original de Belgrano y diferenciándose claramente del celeste de los unitarios. A ese azul-oscuro y blanco de la bandera Rosas le agregó cuatro gorros frigios de color punzó en sus extremos, en honor al sistema político de representación nacional que sin lugar a dudas fue la Confederación Argentina.

¿Cuál es la visión ideológica del Nacionalismo respecto de la Bandera como máximo símbolo? El Nacionalismo ama a la Patria, a su Pueblo, y esto desde el remoto origen pasando por valores, tradiciones y símbolos. La Bandera es lo más sagrado que existe por la sencilla razón de que es lo más identitario, lo que más nos identifica como Nación. Al ser el máximo símbolo de toda una Comunidad se pertenece a ella en Cuerpo y en Espíritu. Es la que a todos los nacionalistas nos genera estremecimientos de unión, de veneración. La que nos puede generar la imagen de un soldado o camarada en una guerra de liberación y dándolo absolutamente todo por la Patria, defendiendo esos colores que llevan implícitos la idea de la Libertad y de la Dignidad.

Embanderarse significa encolumnarse detrás de un gran objetivo, detrás de un gran ideal. Y este no puede ser otro que la liberación de la Patria de sus enemigos externos y sobre todo internos. En definitiva, la Bandera Argentina es el máximo símbolo que nos guía hacia un norte, hacia un destino universal de grandeza. Es la que siempre debe ondear bien alto y con Honor. Planteado de otra manera ¿qué es lo que más ofende a la Bandera creada por Manuel Belgrano? El engaño, la mentira, el relato que esconde la dura realidad social del país, la entrega de nuestras riquezas a los poderes mundiales, la corrupción organizada, los fueros parlamentarios y los espurios patrimonios personales millonarios. Pero también hay otra cuestión de fondo que ofende profundamente a la Bandera: La comodidad burguesa, la cobardía, el tener una actitud pasiva ante los inconvenientes existenciales, el no hacer nada para que la Argentina cambie de verdad.

Por eso lo más importante siempre va a ser que nuestra Bandera se mantenga firme y victoriosa generación tras generación a través de la lucha y del sacrificio que se está dispuesto a hacer por la Patria. Los hombres y las mujeres orgullosamente argentinos tienen un sentido del Honor y del Deber en abierta oposición a la anti-Patria. Y el Honor no tiene una medida, se lo posee o no se lo posee. Es como la Bandera, que se la defiende valientemente o se la traiciona cobardemente.



Darío Coria, Secretario de Educación y Cultura del Partido Bandera Vecinal. Conductor del programa radial partidario "Estirpe Nacional".

20-06-2018

No hay comentarios:

Publicar un comentario