jueves, 30 de mayo de 2019

El ARTE EN LA COSMOVISIÓN NACIONALISTA


Arte es un concepto que en principio engloba todas las creaciones realizadas por el ser humano para expresar una visión sensible acerca del mundo, tanto real como imaginario. Mediante recursos plásticos, lingüísticos o sonoros, permite expresar ideas, emociones, percepciones y sensaciones.
¿Cuál debe ser el fin de una obra artística según la cosmovisión nacionalista? Ni más ni menos que saber transmitir elevados sentimientos humanos y con ello poder enriquecer una personalidad individual pero no en un sentido individualista sectario, sino en un sentido de integración social en el marco de una Comunidad Nacional Organizada y con un claro Norte a seguir.

Para el Nacionalismo (y ante tanta actividad degenerada, destructiva y disolvente que se observa hoy en día en la vida de los Pueblos), Arte es toda aquella manifestación que a través de su plasmación en la arquitectura, la escultura, la pintura, la música y la literatura genera una elevación espiritual al reflejar una sensibilidad por lo trascendental, lo superior, lo noble, lo estético, lo arquetípico y lo bello.

Por ende, toda Obra de Arte que no implique esa elevación espiritual mencionada, que vaya en un sentido contrario (como por ejemplo un cuadro que refleje la pobreza o la lucha de clases economicista marxista), no es Arte, o en todo caso es ‘arte decadente’.

Tampoco se debe confundir Arte con Política en el sentido de que sirva como herramienta de propaganda. Si para el Nacionalismo la economía es una herramienta, un mero instrumento al servicio de la política y la política debe estar al servicio del Estado para así volcarla hacia los intereses y la grandeza de la Patria, la acción política para con el Arte se la debe entender como servicio en su fin ulterior, en la plasmación de la elevación espiritual mencionada.

No caben dudas de que existen artistas geniales como así también mediocres, pero el Arte en sí no debe tomarse como una actividad individualista ya que es tan importante la creatividad del artista como la recepción, lo que se quiere transmitir como lo que se percibe con eso que se quiere transmitir.

En ese sentido no se trata de imponer o de actuar selectivamente ante un determinado estilo artístico por meras simpatías personales hacia un autor o por afinidades políticas, sino juzgar el estilo en base a su verdadero valor intrínseco.

El Nacionalismo no plantea bajo ningún punto de vista un Arte como mera herramienta o propaganda política ni busca convertir al artista en un funcionario a sueldo del Estado, sino que plantea un Arte independiente o en todo caso que tal mensaje coincida con la elevación espiritual del Pueblo, lo que todo Estado nacionalista debe fomentar y desarrollar.

El propósito del Arte en el ideario nacionalista siempre va a ser la ELEVACIÓN ESPIRITUAL DEL PUEBLO a través de su innata riqueza cultural, a través de los nobles sentimientos que se desean transmitir y a través de una forma concreta de expresarse.


Darío Coria, Secretario de Educación y Cultura del Partido Bandera Vecinal. Conductor del programa radial partidario "Estirpe Nacional".

30-05-2019

No hay comentarios:

Publicar un comentario