viernes, 19 de julio de 2019

JOSÉ MARÍA ROSA Y LA DIFUSIÓN DEL REVISIONISMO HISTÓRICO ARGENTINO


Abogado, historiador, diplomático y catedrático, fue una de las plumas más prolíficas de la Escuela del Revisionismo Histórico. Nació en la ciudad de Buenos Aires el 20 de agosto de 1906, en el seno de una familia tradicional. Su bisabuelo, Vicente Rosa, había llegado desde España en 1828 y se destacó como director de aduanas durante el primer gobierno de Juan Manuel de Rosas (1829 – 1832). Fue nieto del Dr. José María Rosa, ministro de Hacienda del general Julio Argentino Roca durante su segunda presidencia (1898 – 1904).

José María Rosa residió en sus comienzos en la provincia de Santa Fe. En 1931 contrajo matrimonio con María Luisa Julia Delfina Bunge, con quien tuvieron tres hijos y una hija, José María, Eduardo Manuel, Juan Ignacio y Lucila. Dos años después se doctoró en derecho en la Universidad de Buenos Aires y bajo la tesis ‘Orígenes místicos del Estado’. En Santa Fe y junto a otros colegas fundó en 1938 el Instituto de Estudios Federalistas, dictándose conferencias y estableciéndose lazos con instituciones similares dentro y fuera del país, mostrando ya que se debía revisar la historia, como así también abordarla desde un costado social. Se destacó como docente secundario y universitario en diferentes cátedras de las universidades nacionales del Litoral (provincia de Santa Fe), para proseguir posteriormente en La Plata y Buenos Aires.  

El 8 de agosto de 1938 se fundó el Instituto de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas (institución oficial desde 1997 bajo el nombre Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas). En esta prestigiosa institución confluyeron intelectuales revisionistas de verdadero renombre: Julio Irazusta, Ernesto Palacio, Ramón Doll, Manuel Gálvez. Rosa colaboró desde 1941 en la revista de dicha institución como así también en diferentes publicaciones. Dictó varias conferencias, algunas de las cuales llevaron por título “Aniversario de la suma del poder público”; “Los jefes del partido popular: Soler 1815-1820, Dorrego 1820-1828 y Rosas 1829-1852” y “¿Por qué fue condenado Rosas?”. En la Revista del Instituto escribió entre otros artículos: “Don Bernardo de Irigoyen”; “Los heterodoxos argentinos: Pequeña biografía de Salvador María Del Carril”; “Rosas y la República Independiente de Río Grande (1836-1845)”.

Hacia 1945 se trasladó definitivamente a Buenos Aires, y luego de formar parte de la gesta nacional y popular del 17 de Octubre se enroló en la Alianza Libertadora Nacionalista, movimiento que apoyó al peronismo con una fórmula electoral propia. En 1951 asumió como presidente del Instituto de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas y tres años después contrajo matrimonio con Ana María Rocca, con quien tuvo un hijo llamado Vicente.

Con el derrocamiento del General Juan Domingo Perón el 16 de septiembre de 1955 su labor docente fue abruptamente interrumpida expulsándoselo de sus cátedras. Formó parte de la Resistencia Peronista, siendo detenido por espacio de 70 días para luego formar parte activa del fracasado levantamiento cívico-militar del 9 de junio de 1956, razón por la cual se exiliará primero en Uruguay y luego en España. En la Memoria del Instituto de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas (Revista Nº 17, pp. 102-103) se hace una aclaración preliminar sobre la detención de Rosa y la persecución a esta entidad por parte de la dictadura pro-británica: “Debe decirse que le fue prohibido al Instituto la realización de sus conferencias, que las pocas que pudieron llevarse a cabo fueron atentamente controladas por la policía y que en determinados momentos se tuvo la sensación, la certeza casi, de que la entidad podría ser intervenida o clausurada. Cabe mencionar aquí la prisión a todas luces injusta de que fue objeto el presidente, Dr. Rosa, y que –como se desprende de lo públicamente declarado con posterioridad por él–, fue motivada exclusivamente por su posición personal en materia histórica… a partir de los últimos días del año 1955, las actividades del Instituto quedarán prácticamente reducidas a la sola atención del público y despacho de la correspondencia”.

Fue precisamente en el destierro donde se dedicó a seguir investigando sobre nuestro pasado nacional accediendo a diferentes archivos y bibliotecas extranjeras. Formó parte de la comitiva que acompañó al general Juan Domingo Perón en su regreso a la Argentina, el 17 de noviembre de 1972. Y tras la victoria electoral nacional-justicialista del 23 de septiembre de 1973, Rosa fue designado por Perón como embajador en Asunción del Paraguay. Luego del fallecimiento del presidente en ejercicio fue designado embajador en Atenas, cargo que ejercerá hasta el 24 de marzo de 1976. Con el advenimiento del auto-denominado ‘Proceso de Reorganización Nacional’ sus libros empezaron a ser retirados de las bibliotecas. Bajo este contexto va a fundar la revista nacionalista ‘Línea’, que se expresará como la única voz disidente en esos tiempos aciagos que asolaban al país y cuya frase de cabecera rezaba “la voz de los que no tienen voz”. Los militares buscaron todos los medios para acallarlo, desde el secuestro de la revista hasta innumerables juicios entablados en su contra.

Entre sus obras más destacadas se encuentran: “Defensa y pérdida de nuestra Independencia Económica”, una obra clave publicada en el año 1942 que contraponía los efectos negativos del liberalismo económico en nuestro país (liberalismo unitario y pro-inglés) con los efectos positivos del proteccionismo económico nacionalista en tiempos de la Confederación Argentina. En esa década del ’40 saldrían a la luz “Artigas, prócer de la nacionalidad”, un libro reivindicatorio del Protector de los Pueblos Libres (una de las figuras más eminentes que ha dado el proceso emancipatorio en el Río de la Plata). En la década del ’50 dejaría obras destacadísimas como “La misión García de 1815 ante Lord Strangford”; “El cóndor ciego”. Con su libro “La guerra del Paraguay y las montoneras argentinas” Rosa va a ser muy conocido en Paraguay, siendo invitado a dar asiduas conferencias y asistir a eventos relacionados con el prócer Francisco Solano López. Otras de sus obras muy significativas fueron “Del municipio indiano a la provincia argentina”; “Nos, los Representantes del Pueblo” y “La Caída de Rosas”. Posteriormente daría a la luz “Rivadavia y el imperialismo financiero”. Su célebre “Historia de la Argentina” aparecería en trece tomos entre 1964 y 1980, siendo considerada una de las mayores obras monumentales que haya dado el Revisionismo Histórico Argentino.

José María Rosa murió el 2 de julio de 1991 en la ciudad de Buenos Aires. Fue una de las plumas más prolíficas y eminentes que ha dado el Revisionismo Argentino. De moral intachable, de porte inquebrantable, de compromiso firme y decidido para con los destinos políticos de la Argentina, fue un verdadero patriota de ley. ¿Cuál fue su mayor legado? En primer lugar haber trabajado con archivos y piezas documentales inéditas para la época, y a través de fuentes verídicas nos hizo ver que es fundamental para comprender nuestro pasado nacional develar la trama y el rol de los diferentes colonialismos de turno, como en su momento fue el caso de Inglaterra, Francia, Brasil y EEUU. En segundo lugar, contribuyó enormemente a la formación de una conciencia nacionalista en el ámbito político, económico, social y cultural, como así también fue un denodado defensor de unidad hispanoamericana.

En estos tiempos de tanto servilismo a los poderes mundiales –por obra y gracia de una partidocracia tan corrupta como entreguista– las obras historiográficas de José María Rosa cobran más vigencia que nunca. Es como lo señala con claridad meridiana en “Defensa y pérdida de nuestra independencia económica” cuando afirma: “Una de las curiosas paradojas del liberalismo es que sirvió para enajenar nuestra libertad. Ni la Argentina puede usar hoy, en pleno goce de su soberanía, ni los argentinos somos dueños de una parte suficiente, siquiera, de la riqueza de nuestra tierra. Dejando aparte las frases hechas ¿qué papel real desempeñamos nosotros en nuestra patria? ¿Tenemos en realidad patria?”.

Y como corolario final de esta esclarecedora obra sostiene: “En los años actuales comprendemos que es necesario, imprescindible, para mantener y consolidar la independencia política, que se haya logrado juntamente con la sana afirmación del espíritu nacional, una suficiente independencia económica. Todo lo demás es literatura”.



Darío Coria, Secretario de Educación y Cultura del Partido Bandera Vecinal. Conductor del programa radial partidario "Estirpe Nacional".


19-07-2019

domingo, 7 de julio de 2019

ADOLFO SALDÍAS Y EL INICIO DEL REVISIONISMO HISTÓRICO ARGENTINO


Adolfo Saldías nació en Buenos Aires un 6 de septiembre de 1849, tres años antes de la caída política del Brigadier General Don Juan Manuel de Rosas. Cursó sus estudios secundarios en el Colegio Nacional de Buenos Aires y en sus comienzos tuvo una formación liberal, muy a tono con el nuevo ordenamiento político post-Caseros.

En 1874 se recibió de abogado. En ese mismo año, con la sublevación militar del 24 de septiembre encabezada por Mitre por el resultado de las elecciones presidenciales que había dado el triunfo a Nicolás Avellaneda, se enroló en la Guardia Nacional contra los sediciosos, otorgándosele el grado de capitán de Compañía. En 1875 fue secretario de Educación trabajando al lado de Sarmiento y un año después fue electo diputado a la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires.

Nadie podía mínimamente imaginarse, por su formación liberal, que se transformaría en el primer historiador revisionista de nuestro pasado nacional. La denominada ‘Historia Oficial’ nace hacia la segunda mitad del siglo XIX bajo el auspicio de dos destacadas figuras de la Masonería Argentina, el ex presidente argentino Bartolomé Mitre y el abogado, político y diputado nacional Vicente Fidel López. Esta corriente de pensamiento historiográfico liberal se fue consolidando a lo largo del tiempo para luego “profesionalizarse” hacia principios de siglo XX a través de los historiadores Ricardo Levene y Emilio Ravignani, con la fundación de la denominada “Nueva Escuela Histórica”.

Saldías ante todo buscó la verdad, que es lo que naturalmente deben hacer los verdaderos historiadores, y no se dejó llevar por sus prejuicios ideológicos liberales del comienzo. En 1878 salió a la luz ‘Ensayo sobre la Historia de la Constitución Argentina’, en donde cabe resaltar una frase más que significativa de esta obra: “Si Rosas representó en el gobierno las aspiraciones de la mayoría de la provincia, se ésta se empeñó en mantenerlo en él, legalizando todos sus actos por medio de demostraciones de adhesión, que jamás prodigó a ningún otro gobernante, ¿la historia debe descargar sobre la cabeza de Rosas todas las acusaciones, todo el oprobio, toda la odiosidad que pueda inspirar la tiranía?”.

En 1881, a cuatro años de la muerte del Restaurador de las Leyes, aparecerá su obra clásica ‘Historia de Rozas y su Época’, libro pionero del Revisionismo Histórico Argentino. Con esta obra cumbre, fuente de inspiración de futuros historiadores honestos, se produjo la total evolución en el pensamiento de Saldías, tanto desde su honestidad intelectual como desde su concepción ideológica. Para elaborar su ‘Historia de Rozas y su Época’, en primer lugar el joven historiador se interesó por los archivos existentes en el país, archivos menospreciados por los que llevaron adelante desde lo cultural y propagandístico lo que se nos machacó una y otra vez como Historia Oficial. Tuvo acceso a colecciones periodísticas de ‘La Gaceta Mercantil’ y el ‘Archivo Americano’, como así también acceso a los Diarios de Sesiones de la legislatura rosista. Pero todo pegó un gran giro cuando pudo acceder al archivo del mismísimo Restaurador de las Leyes. Luego de la derrota nacional en la batalla de Caseros, el 3 de febrero de 1852, Rosas se preocupó muchísimo por salvar su copioso archivo, seguramente con la idea fija de que los unitarios lo harían desaparecer o quemar.

Por tal motivo, en varios cajones hizo llevar toda su documentación -su único tesoro como él Restaurador diría- a la Legación inglesa de la calle Defensa, y luego de allí al buque ‘Conflict’ donde marchó finalmente a Inglaterra como ruta obligada. Después de su muerte, su gran archivo quedó en la casa de su hija Manuelita, en Londres. Y es precisamente en Inglaterra donde Saldías ha teniendo acceso al archivo personal que Rosas había traído consigo. De esta manera terminó de plasmar su famosa obra, el libro fundacional del revisionismo histórico de nuestro país.

En esos cajones se encontraban testimonios de primera mano, documentos muy valiosísimos, todas las cartas recibidas por Rosas: del Libertador José de San Martín, del General Alvear, de Lord Palmerston (Primer Ministro del Reino Unido hacia mediados del siglo XIX), de Manuel de Sarratea, Manuel Oribe, etc. etc. También contó con los borradores de las notas oficiales, de los mensajes, notas diplomáticas; informes reservados de sus ministros en Londres, París, Washington y Río de Janeiro; como así también informes reservados de la policía. Todo cuidadosamente clasificado por años y materias, en sus correspondientes carpetas y legajos, de acuerdo al meticuloso orden que siempre ponía en práctica Rosas.

En 1887, durante la presidencia de Miguel Juárez Celman, apareció el tercer y último tomo de ‘Historia de Rozas y su Época’. Y cinco años después, en plena represión al naciente radicalismo, bajo la presidencia de Carlos Pellegrini, la obra fue reeditada en su versión definitiva de cuatro volúmenes, con la denominación consagratoria de ‘Historia de la Confederación Argentina’. Como dijera con claridad meridiana Julio Irazusta “la historia de Rosas esclarecida por Saldías iluminó la historia argentina para acá de 1852.  Las consecuencias de Caseros se nos mostraron en perfecta relación del efecto con su causa en el desarrollo posterior del país”.  Esto quiere decir que don Adolfo fue el modelo del intelectual comprometido, y como tal, fundador de la escuela científica del revisionismo histórico.

Falto de prejuicios, Saldías le envió un ejemplar de su obra cumbre al mismísimo Bartolomé Mitre, que fiel a su colonialismo cultural, le respondió de manera lapidaria condenando su trabajo y sus conclusiones. La prensa ocultó el libro a conciencia, limitando enormemente su publicación. Lo único que debía prevalecer era la Historia Oficial mitrista, y así Saldías fue prácticamente condenado a la muerte civil desde lo historiográfico. A pesar de todo ello prosiguió adelante con el esclarecimiento de nuestro pasado dando luz a más obras y llevando adelante una intensa labor periodística.

Participó activamente en la Revolución del Parque, la insurrección cívica-militar contra el régimen oligárquico que estalló el 26 de julio de 1890, dirigida por la naciente Unión Cívica Radical liderada por Leandro N. Alem. Fue uno de los primeros en entrar al Parque de Artillería junto a Alem, siendo posteriormente detenido y desterrado a Uruguay. Además fue uno de los fundadores de la Unión Cívica Radical en 1891, y volvió a ser parte de una insurrección armada en la Revolución radical de 1893, siendo nuevamente detenido, encarcelado en Ushuaia y nuevamente desterrado a Uruguay. En 1898 fue Ministro de Obras Públicas y en 1902 Vicegobernador de la Provincia de Buenos Aires, acompañando a Marcelino Ugarte. Posteriormente se incorporó a la Cámara de Diputados de la Nación, y no obstante su inmensa actividad política no dejó de lado su labor historiográfica e investigativa, por ejemplo publicando “La evolución republicana en la Revolución Argentina”. Falleció el 17 de octubre de 1914 en La Paz, Bolivia, a la edad de 65 años, rindiéndosele honores oficiales al arribar sus restos a la ciudad de Buenos Aires.

Sin lugar a dudas, su mayor legado fue marcar el inicio del esclarecimiento de nuestro pasado nacional, poder comprometernos con nuestra Historia para darle sentido a nuestras acciones del presente, esclarecer con la verdad y sin ningún tipo de prejuicios o amarillismos ideológicos. Lo que vale decir realizar un esfuerzo sincero y obstinado para conocer la verdadera grandeza de nuestro Ser Nacional a pesar del colonialismo cultural cipayo que sigue vigente en la actualidad.



Darío Coria, Secretario de Educación y Cultura del Partido Bandera Vecinal. Conductor del programa radial partidario "Estirpe Nacional".


08-07-2019